Cuando estamos hablando de habilidades fonológicas nos estamos refiriendo a la capacidad de reflexionar sobre los sonidos de la propia lengua. Es decir, de la habilidad para pensar y manipular sobre ellos con la finalidad de adquirir conciencia de sus segmentos sonoros: conciencia léxica, conciencia silábica y conciencia fonémica.

El nivel fonológico de la lengua es el que afecta al conocimiento que los hablantes tienen de los fonemas y las reglas de combinación entre éstos para formar palabras. Los hablantes poseen un conjunto de habilidades fonológicas (HF) que les permiten tanto decodificar las secuencias fónicas que escuchan para acceder a su
significado como codificarlas de nuevo para emitir las palabras.

La conciencia fonológica está estrechamente relacionada con la lectoescritura, de ahí su importancia de trabajarla desde edades muy tempranas: por un lado, la primera favorece la adquisición de la segunda, mientras que la enseñanza de la lectoescritura también desarrolla dicha conciencia. Es pues, una relación bidireccional.

La mayoría de los autores coinciden en señalar que su enseñanza mejora el rendimiento en lectura tanto en la etapa de Educación Infantil como en la de Educación Primaria, ya sea en aquellos niños que progresan normalmente, como en el alumnado que pueda estar en riesgo de tener dificultades específicas para leer.

Qué se entiende por habilidades fonológicas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: